PUERTOS CANARIOS

 

consejo

Luis Ibarra, presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, quería que el Consejo de Administración de Puertos de Las Palmas, reunido ayer en Lanzarote, diera el visto bueno al proyecto de ampliación del dique Reina Sofía del Puerto de La Luz y de Las Palmas, una de las obras más importantes de las que ha gestionado en su mandato. Pero, a última hora, se enteró de que no podía hacerlo. Los representantes de Puertos del Estado lo impidieron. Se presentaron en la reunión del Consejo argumentando que es necesario antes revisar el informe de rentabilidad económica de la inversión prevista.

Luis Ibarra aseguró hoy que todavía no sabe con certeza por qué no se aprobó en el consejo de ayer la inversión prevista. Ibarra recuerda que el pasado 15 de febrero se remitió el proyecto a los técnicos de Puertos del Estado y el 16 de marzo Salvador Capella, director de Puertos de Las Palmas, acudió a Madrid para subsanar algunos detalles mínimos y "la sorpresa surgió ayer cuando vimos que en vez de venir a Lanzarote con un informe favorable esperan al último día para traer en mano un informe desfavorable. Esperaremos, pues, un mes hasta que estén contentos y podamos sacar el proyecto a licitación".

El presidente de Puertos de Las Palmas quiso "significar el tremendo cabreo que tiene el sector empresarial" que trabaja en el Puerto de La Luz. El expediente de la ampliación del dique Reina Sofía, proyecto considerado fundamental para exprimir al máximo la capacidad de crecimiento del puerto grancanario, volverá a estar sobre la mesa en el Consejo de Administración del próximo 7 de junio.

Ibarra expresó su indignación por la decisión de "última hora" de Puertos del Estado. Sobre la posibilidad de que se trate de una decisión de trasfondo político, por el malestar del Partido Popular ante el hecho de que un socialista presida la Autoridad Portuaria de Las Palmas, comentó que "qué te van a decir ellos, dirán que por supuesto que no, pero que aparezcan a última hora, parece como una casualidad que lleguen al consejo con un informe desfavorable a un proyecto que Gran Canaria lleva demandando hace quince años"