NAVIERA ARMAS

 

PUERTOS CANARIOS

 

lo

Durante el primer trimestre de 2019 y por primera vez desde 1994, no se ha registrado ningún secuestro de buques mercantes, según datos del informe sobre piratería y ataques a mano armada de la Oficina Marítima Internacional (IMB). Dicho informe también revela un notable descenso del número de ataques piratas respecto al mismo periodo del año pasado, aunque advierte de la creciente amenaza en aguas del golfo de Guinea, informa Anave.

Entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2019 se registraron 38 incidentes de piratería y robo a mano armada en la mar, 28 casos menos que en el primer trimestre de 2018 en el que sumaron 66. Según el centro de denuncias de piratería de IMB, hubo 27 abordajes, 7 buques sufrieron disparos y se registraron 4 intentos de ataques. Por primera vez desde el primer trimestre de 1994, ningún buque fue secuestrado.

El golfo de Guinea sigue siendo una de las zonas más peligrosas para los buques mercantes, ya que registró un total de 22 incidentes, lo que supone un 58% de los ataques de piratería y robo a mano armada en todo el mundo en el primer trimestre. También tuvieron lugar en esa zona la totalidad de los secuestros de tripulantes registrados a nivel mundial: 21 secuestros en 5 incidentes distintos.

A pesar de que se han producido ataques en todos los países costeros: Benin, Camerún, Ghana, Costa de Marfil, Liberia y Togo, Nigeria ha conseguido reducir el número de incidentes gracias a la participación de patrulleras de la Armada.

También han descendido los ataques en el sureste asiático, otra de las zonas más afectadas por la piratería. En Indonesia, por ejemplo, solo se registraron 3 ataques a buques fondeados en sus puertos, el menor número desde 2010. Al igual que en el caso de Nigeria, el aumento de la cooperación y el intercambio de información entre la Policía Marítima de Indonesia y el Centro de Informes de Piratería del IMB ha permitido la actuación de patrullas regulares en áreas de alto riesgo y la disminución de los ataques

Según el centro de denuncias de piratería de IMB, estos datos son alentadores y, “confirman la importancia del intercambio de información y la acción coordinada entre el sector y las autoridades”, aunque son todavía demasiado escasos para anticipar una tendencia anual.