PUERTOS CANARIOS

 

lo

El pasado 21 de abril los atuneros Txori Argi, de pabellón español, y Adria, abanderado en Corea del Sur, pero también de armador español, fueron atacados con lanzagranadas por presuntos piratas desde un esquife en el Océano Índico, a unas 280 millas de la costa de Somalia. Dichos ataques fueron frustrados gracias a la actuación de las tripulaciones y los equipos de seguridad privados embarcados en ambos buques, aplicando las medidas contempladas en las Mejores Prácticas de Gestión (BMP5) para la protección contra la piratería, informa Anave.

Tras el incidente, se pusieron en marcha los dispositivos de reconocimiento aéreo y marítimo de la Operación Atalanta de la fuerza naval de la UE destacada en Somalia (EU NAVFOR), en particular la fragata de la Armada española, Navarra, actualmente buque insignia al mando de dicha Operación.

Dos días después del ataque, el 23 de abril, un equipo de Guerra Naval Especial de la fragata española abordaba y liberaba a la tripulación de un dhow yemení, que servía como nave nodriza a varios esquifes de presuntos piratas y que, según informes de la Operación Atalanta, había sido secuestrado por hombres armados el pasado 19 de abril en la costa central de Somalia. La operación aún está en curso.

Este incidente pone de manifiesto la importancia para los buques de aplicar las medidas BMP5, y en particular, el embarque de personal de seguridad privada a bordo para su protección contra la piratería mientras naveguen por zonas de alto riesgo y el compromiso de la EU NAVFOR en su mandato de disuadir, prevenir y reprimir la piratería.